Buscar este blog

sábado, 28 de enero de 2017

El difícil camino de una escritora, por Yamila Huerta

El difícil camino de una escritora

Yamila Huerta nos comparte su visión sobre el laborioso esfuerzo de escribir literatura fantástica para una mujer en nuestro país

Por Yamila Huerta

La experiencia de ser mujer y escribir fantasía o ciencia ficción, es en verdad, una aventura.
Cuando una persona decide escribir, mucha gente a su alrededor la apoyará y otros tratarán de hacerle ver lo estúpido de su idea. Pero cuando es una mujer, por lo menos en mi experiencia, es peor, ya que debes enfrentarte al machismo que reina en el ambiente. Y no solo de parte de los machos escritores, no señor.

Obviamente, la historia puede ser diferente en la actualidad, ya que la internet ha permitido que a través de las redes sociales, los blogs, foros y demases, los sueños de ser escritora o escritor son algo más sencillos de cumplir, al menos, en un sitio propio en que publiques, tendrás tus fans y, quizás, podrás hacer una autopublicación, sacar un número austero de copias para venderlo en ferias y demás encuentros temáticos.
Pero en mis tiempos ­hablo de los ’80 y los ’90­ era difícil. Tanto así, que al mirar hacia el pasado, de la gente que escribía y que estaba a mi alrededor, era una de las escasas chicas que quería ser escritora.

Lamentablemente, pareciera ser que solo existe un camino para una chica escritora y es el de escribir para mujeres, literatura para mujeres, literatura de género, lo que me quedó clarísimo cuando estudié periodismo y la visión era tan… feminista que me hartó. Pero de ese feminismo versus machismo, eterna pelea en la que, al final, la mujer queda siempre como una resentida de mierda, que lo único que desea es comportarse a la par de un hombre y no usar sostén –porque es una especie de símbolo de la esclavitud femenina o algo así, cuando todas sabemos que es necesario, especialmente cuando son grandes, digamos las cosas por su nombre­. Eso, para mí, no es mi onda. Yo prefiero crear heroínas que siguen el camino clásico del héroe –si tiene dudas, recurra al libro de Joseph Campbell, “El héroe de las mil caras”, un estudio de la estructura y arquetipos mitológicos que se repiten en todas las culturas e historias­; heroínas que crecen a medida que avanzan en su aventura y logran sus objetivos, incluyendo el amor y ganar el trofeo final, que puede ser algo totalmente distinto al clásico casamiento al que recurren los guionistas de teleseries.
Pero todo cambió en el año 2000. Un premio: Primer lugar de Novela Inédita en los Juegos Literarios Gabriela Mistral, cuyos organizadores dieron el visto bueno a una novela de fantasía, sí, de fantasía del tipo medieval, ambientada en Chile y que, por fin, pronto saldrá impresa.

Mi novela “El Mendigo de Karmaf” fue el primer pasito, sin embargo, pronto me di cuenta que no sería fácil dar el segundo, y así pasaron los años. El premio fue invertido en estudios de inglés, y, en lo literario, una cerrada de puerta en la cara.

Aún tengo las cartas de todas esas editoriales que me dijeron “no está en nuestra línea editorial actual”, incluyendo en la que me pidieron que sacara toda la fantasía de la novela y entonces me la publicaban. ¡Eso fue decirme como “suicídate” y te pagamos! ¿Cómo sacarle el corazón a mi novela? Preferí dar media vuelta, ir a buscar mi copia y mandarlos a freír orcos a la Patagonia. Y esperar mi oportunidad de publicar como yo quiero que sea.
Pero, como hay que ser perseverante, la oportunidad de publicar y tener lectores que interactuaran con mis historias se dio en un sitio llamado Fotech.cl, que tiene un espacio para mostrar al mundo lo que quería contar a través del género de las foronovelas, un estilo de novela por capítulos, entregados en un foro específico, que tienen un elenco ideal definido por el autor (sí, con actores nacionales e internacionales), a las que también se les adjunta una banda sonora, se crean campañas promocionales y el autor tiene la retroalimentación con su público.

En Fotech, gané cuatro veces el derecho a publicar, todas las veces con una excelente evaluación de parte de los jueces, que eran foristas que leían muchas foronovelas, especialmente extranjeras. El sitio, cuando empecé a participar, tenía gran cantidad de historias del tipo telenovela venezolana o mexicanas, cosa que a mí, sinceramente, me repugna. Demasiado trilladas, lo que no significa que si está bien escrita, no la aplauda. Lo digo, porque fui jurado también y hubo algunas de esos estilos muy bien escritas y estructuradas literariamente hablando que recomendé para su publicación. Obvio, tienen su público. Me propuse el desafío de postular con una foronovela de fantasía medieval, “Sangre y Espada”. Gané. Creo que fue la primera en la onda de lo fantástico. Luego siguieron varios autores más, con historias de extraterrestres, fantasmas y de variados seres. Volví postular con una que tenía ángeles, demonios, fantasmas y humanos: “Eternidad”, una extraña mezcla, pero que también gustó mucho. Y me vencí a mí misma al escribir dos más en la onda realista, pero muy en el estilo de historia juvenil Disney (pero de ellas no hablaré).

Conozco muchas historias del género fantástico, ciencia ficción, fantasía; historias que sacan del contexto realista en el que pareciera que se nos exigen en los concursos literarios chilenos. Cada persona que quiera escribir, puede armar su propio sitio, su blog o foro en cual publicar sus historias. La gente los sigue. Venden sus minilibritos impresos en una calidad modesta, pero tratando de ser lo más profesionales posible. Además están los autores de cómics, refiriéndome a aquellos que escriben y dibujan, así como también a los equipos de guionistas y dibujantes que podemos encontrar en la red.
Hoy podemos encontrar historias de vampiros, fantasmas, extraterrestres, magia, piratas y un cuanto hay de temas fantasiosos que son aún condenados por algunos, pero quienes gustamos de esos temas, los apoyamos con entusiasmo, dando consejos cuando alguien nos los pide, alentando a quien se siente deprimido porque cree que su historia no funcionará. Les digo… aunque pasen décadas, la oportunidad de publicar llegará. Se los digo, porque así será.

Tenemos mucho para comentar con respecto a foronovelas, cómics o similares. Ya habrá tiempo. Mientras, les invito a buscar y leer, déjenles un mensajito a sus autoras y autores, ellas y ellos se los agradecerán, porque lo que realmente necesitamos quienes optamos por escribir, es alguien que nos lea y conozca esos mundos que vemos en nuestra imaginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario